Toledot

Bereshit 25-21: “Oró Yitzjak a D-s en presencia de su mujer, porque era estéril, y le concedió su ruego, y Rivka quedó embarazada”.

Yitzjak y Rivka estaban rezando pidiendo a D-s para tener descendencia.

Sarah, Rivka y Raquel eran estériles. Esta esterilidad nos viene a enseñar, que de la misma manera que la descendencia de estas matriarcas sucede de forma sobrenatural, la permanencia del pueblo de Israel a lo largo de la historia va a ser sobrenatural.

Por vía natural Yitzhak no podía haber nacido, por tanto, su descendencia que es el pueblo de Israel, no tendría que haber existido.

Yitzhak era una persona íntegra, fue amarrado en el altar como ofrenda en el Monte Moriah, además sus progenitores eran Abraham y Sarah, dos personas justas con unos valores éticos y espirituales muy definidos. Sin embargo, Rivka procede de Betuel, de una casa idólatra con valores muy diferentes, aunque Rivka adquiere la ideología monoteísta.

Maimónides en las “Leyes sobre el arrepentimiento” escribe que “…en el lugar que la persona que se arrepiente está parada, el justo no puede pararse…”, es decir, que tiene más mérito la persona que se arrepiente que la persona que es justa.

Y si así lo establece en la halajá, ¿por qué D-s escuchó la oración de Yitzhak y no la oración de Rivka, si Rivka tenía más mérito? Como está escrito en el versículo 21 “…y respondió D-s a Yitzhak y se quedó embarazada Rivka.

Rashí explica que “Yitzhak estaba en una esquina rezando, y Rivka estaba en la otra y rezaba”. Yitzhak cuando rezaba decía “…D-s mira el mérito de mi mujer. Rivka nació de una familia idólatra y ha retornado al camino espiritual, y quiere darme una descendencia de la cual surja el pueblo que sea portador de tu mensaje…”. Por tanto, Yitzhak se apoyó en el mérito de Rivka.

Por otra parte, Rivka cuando rezaba le decía a D-s “…mi marido es una persona íntegra que estuvo dispuesto a subir al altar para santificar tu nombre. Responde, mí oración por él…”

Y siendo que Rivka rezó aludiendo el mérito de Yitzhak, y éste en su oración se apoyó en el de Rivka, es por lo que D-s respondió a la oración a Yitzhak, por el mérito de Rivka y esta explicación concuerda con lo que dijeron nuestros sabios y Maimónides de “…en el lugar que la persona que se arrepiente está parada, el justo no puede pararse…”

Por otra parte, la Torá nos enseña la fuerza de la oración (tefilá) como una persona puede cambiar las leyes naturales, y anular un decreto, a través de la oración (tefilá).

5 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Miketz

Vayeshev

Janucá