Tzav

En esta parashá aparece la prohibición de comer sangre en el cap. 7 vers. 26 “… no comeréis sangre de aves o de ovino vacuno…” Y posteriormente en Devarim cap.12 vers. 23 “…te guardarás escrupulosamente de comer la sangre, porque la sangre es la vida junto con la carne…”. Por tanto, observamos que hay una reiteración de la prohibición de comer sangre.

Maimónides en la Guía de Descarriados comenta que “… los pueblos idólatras comían sangre, porque creían que si la persona comía sangre, podía fraternizar con los malos espíritus y así conocer el futuro…”

Najmánides, comentarista del siglo XIII explica que “…la sangre, canaliza toda la pasionalidad del animal…”

En la época antigua los guerreros bebían la sangre para combatir con mayor pasionalidad o crueldad, y de esta forma, conseguían fortalecer su naturaleza animal, a esto es a lo que se refiere la Torá cuando dice “…la sangre es el néfesh…” El néfesh no es el alma, sino nuestro cuerpo vital-pasional.

Tenemos que distinguir entre tres términos:

Néfesh es el cuerpo vital-pasional

Rúaj es el cuerpo emocional.

Neshamá es el cuerpo espiritual.

La sangre es el medio a través del cual nuestro cuerpo vital hace tangible sus actividades.

Por ello, la Torá nos advierte que está prohibido comer sangre.

Y ese es el motivo por el cual tenemos la obligación de salar la carne para eliminar la sangre. La sal va extrayendo la sangre poco a poco, y después de una hora en sal, esa carne se enjuaga y ya es comestible de acuerdo con el mandamiento de la Torá de la prohibición de comer la sangre, porque “la sangre es la vida junto a la carne”

Cuando la carne va a ser asada, siendo que el fuego tiene fuerza de penetración es suficiente para eliminar la sangre interna de la carne.

Por tanto, este precepto trata de protegernos para que nuestra naturaleza material no se fortifique, y esto vaya en detrimento de nuestra espiritualidad.

Este es el motivo por el cual, la Torá nos ordena degollar los mamíferos o aves permitidas, cuando se degüella la tráquea y esófago se cortan todas las venas del cuello, y el animal puede desangrar sin que se absorba la sangre.

Sin embargo, sobre el pescado que tiene sangre fría no hay prohibición de consumir la sangre, ya que esta sangre no se considera impura, por tanto no necesita shejitá (Degüello).


6 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Vayetzé

Toledot