Emor

En esta parashá aparecen las festividades del calendario judío.

Nos llama la atención que cuando la Torá comienza la descripción de estas festividades comienza por el mes de Nisán, con la festividad de Pésaj y no con Rosh Hashaná que es el año nuevo, que marca el principio de los años.

Los meses judíos se cuentan desde el mes de Nisán, que fue la salida de Egipto. Sin embargo, los años se cuentan desde la creación del Mundo que tiene lugar en el mes de Tishrí. Vendrían a reflejar dos inicios.

El primero sería la creación de Adán y Java, y en este caso nos referimos al primero del mes de Tishrí.

El segundo sería el nacimiento del pueblo de Israel, marcado por la salida de Egipto el 15 de Nisán.

La primera festividad que el pueblo judío festejó fue la noche del 15 de Nisán, cuando aún eran esclavos en Egipto. El pueblo tenía la seguridad que esa noche el Faraón daría la orden de salida y es por eso que comieron el cordero con hierbas amargas (maror) y matzot (pan ácimo).

Desde la salida de Egipto, Pésaj, hasta la recepción de la Torá transcurrieron cincuenta días, por eso contamos el Omer, unificando estas dos festividades para mostrar que todo el objetivo de la salida de Egipto era llegar al Monte Sinaí y allí recibir la Torá (Shavuot).

Las cuatro festividades que aparecen en el mes de Tishrí están unificadas. Comienzan con Rosh Hashaná que es el año nuevo y el día del Juicio. En este día, conmemoramos el aniversario de la creación del hombre, el mismo día que fue creado fue juzgado, así el primer día del mes de Tishrí es el Día del Juicio para todo el Universo.

Nuestros sabios unificaron los dos días de Rosh Hashaná a través de los diez días de arrepentimiento con Yom Kipur.

En Yom Kipur pedimos el indulto una vez que hemos sido juzgados. Al finalizar este día se firma la sentencia que se dictó en Rosh Hashaná.

Nada más acabar Yom Kipur, la Halajá nos ordena empezar a construir la Sucá y así unificamos Kipur con la festividad de Sucot.

El último día de Sucot es Hoshana Rabá donde pasan a ejecución los decretos de Rosh Hashaná.

De esta unificación aprendemos que hay todo un proceso global que comienza con el juicio de Rosh Hashaná, continúa con la firma del juicio de Yom Kipur y finaliza con la ejecución de la sentencia el último día de Sucot, que es Hoshana Rabá. Y hasta ese momento tenemos tiempo de arrepentirnos y poder derogar los decretos negativos.

Terminamos Hoshana Rabá y empezamos la festividad de Sheminí Atzéret y Simjá Torá, que es un día de gran alegría, donde nos alegramos y festejamos después de tres semanas de plena preparación espiritual.

Y así esta parashá hace un recorrido por el calendario judío y las seis festividades de la Torá.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Kedoshim

Metzorá