MATOT-MASÉ

Parashá Matot

Esta parashá recalca la importancia de cuidar la palabra. La persona que hace una promesa o un juramento, tiene que ser fiel al compromiso adquirido.

Si nos comprometemos con alguien a darle una ayuda o una asistencia determinada, si luego lo incumplimos generamos una decepción y un daño a esa persona. De aquí, que cada persona debe cuidar su palabra y sus compromisos.

¿Cuál es la diferencia entre promesa y juramento? La promesa está vinculada a un objeto. Por ejemplo, si una persona dice “yo me comprometo a no beber vino durante un mes, o a hacer un donativo a una institución”. Se considera en ambos casos promesas, porque hay un objeto que es “el vino” o “el dinero”.

En cambio, cuando una persona dice “yo me comprometo a estudiar diariamente una hora de Torá o a rezar diez salmos diarios”, en estos casos hay un compromiso sin objeto, lo que constituye un juramento.

Con respecto a las promesas y los juramentos, nuestros sabios dijeron que la persona debe abstenerse de tomar compromisos, y siempre decir “bli neder” (sin compromiso).

No obstante hay tres casos en los que la halajá permite hacer una promesa ó un juramento:

Cuando la persona quiere alejarse de un mal habito o de un comportamiento negativo, por ejemplo, no beber vino.

La persona lo que quiere es mejorar su conducta, y esta promesa le va a ayudar a corregirse.

Cuando la persona quiere hacer una Mitzvah, puede tomar un compromiso.

Esto lo aprendemos de Abraham, cuando envió a su sirviente Eliezer para buscar esposa para su hijo Isaac le dijo “…júrame que no vas a dejar que mi hijo baje a Jarán, sino que vas a traer a la mujer desde Jarán a la Tierra de Israel, y vas a hacer todos los esfuerzos para encontrar una mujer para mi hijo…”.

¿Por qué hace jurar a Eliezer? Siendo que casarse es una Mitzvah, y Abraham quería que Eliezer agotara todos los esfuerzos, por eso le hizo jurar.

Cuando una persona está en peligro.

Esto lo aprendemos de Yaacov, cuando estaba huyendo de su hermano Esav, porque lo quería matar, y tuvo que viajar a Jarán, le dice a D`s “… si me vas a dar pan para comer y ropa para vestir, de todo lo que tú me des, yo voy a separar el diezmo…”, en otras palabras,… si tengo la posibilidad donaré un 10% de todo lo que reciba.

A excepción de estos tres casos, la persona tiene que evitar hacer una promesa o un juramento, y así es como comienza esta parashá para que tomemos conciencia del poder de la palabra.


Parashá Masé

Esta parashá, nos habla de todas las acampadas que el pueblo de Israel realizó durante los cuarenta años en el desierto.

El pueblo viajaba cuando la nube del Tabernáculo se alzaba, y cuando la nube descendía sobre el Tabernáculo, acampaba.

La nube era la señal que indicaba el inicio de los viajes, y el momento de las acampadas del pueblo de Israel. Cuando el pueblo viajaba no sabía cuánto tiempo iba a permanecer viajando, y cuando acampaban no sabían cuánto tiempo iban a estar acampados en ese lugar.

La Torá en esta parashá menciona las cuarenta y dos acampadas que el pueblo realizó.

Nuestros sabios dijeron, que el número no es casual, porque este número está ligado al nombre de D´s de cuarenta y dos letras. Hay una oración que pronunciamos diariamente en shajarit, y en la Shemá al Hamitah (antes de acostarnos) que se denomina Ana Bejóaj que está basado en el nombre de D´s de cuarenta y dos letras. Este es el nombre que el Creador utilizó para unificar el mundo espiritual y el mundo material, lo cual constituye un gran milagro: como dos esencias antagónicas pueden convivir conjuntamente.

¿Por qué la Torá muestra tanto interés en describirnos estos cuarenta y dos desplazamientos? Para que la persona tome conciencia, que durante estos cuarenta años el pueblo estaba guiado por la Nube de Gloria, y que era el Creador el que los conducía, Él los hacía acampar y Él los hacía viajar, él los acompañaba continuamente, como dice el Rey David, Salmo 121-5;

“D-s es tu sombra”, quiere decir donde tu vayas ahí estoy contigo.

De aquí aprendemos que tenemos que vivir con el sentimiento de que D-s guía nuestros pasos, y que los acontecimientos que nos vienen no son casuales.


8 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

EKEV

VAETJANAN

DEVARIM