Caminos del Exilio, Capítulo 3: Las Sinagogas de Alemania

Retomamos nuestra peregrinación por los CAMINOS DEL EXILIO a través de sus sinagogas, y llegamos a Alemania.


Las sinagogas en Alemania, muchas de ellas reconstruidas, llevan impresas en sus piedras la historia de la vida judía en Alemania, su auge, su esplendor, pero también el terror de las persecuciones y la locura del régimen nazi durante la Shoah. Visitaremos dos de ellas; la primera, construida en el siglo XI, testigo de la edad de oro durante la Edad Media, en una región que se conocía en el mundo judío europeo como la Jerusalén del Rin. La segunda, testimonio del espejismo que sufrió una generación que creyó en la total asimilación como la mejor solución para integrarse en el exilio y no vio venir el apocalipsis.


La “Jerusalén del Rin”

Entre los siglos XI y XIV, la alianza de las tres comunidades, Espira (Speyer), Worms y Maguncia (Mainz), también conocida por el acrónimo SchUM (de sus nombres hebreos -Schpira, Urmaisia y Maguncia) fue la fuente de una intensa influencia cultural durante casi 250 años. Apodada "Jerusalén del Rin" fue la cuna del judaísmo centroeuropeo Askenazi, acogiendo a los más grandes eruditos.


En agosto 2021, los edificios y vestigios que dan testimonio de la vida judía en esas tres ciudades fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


En este link podéis hacer una visita guiada de ese conjunto: https://www.youtube.com/watch?v=YRFQsShxiNw


En esa época la mayoría de las comunidades judías del valle del Rin estaban constituidas por comerciantes. En el siglo XI, surge la institución rabínica en las comunidades de Renania. Se basa en la preeminencia del rabino, como líder espiritual de la comunidad, o incluso de toda una región. Las Takkanot Schum ("leyes aprobadas en Schum") son un conjunto de decretos formulados a lo largo de varias décadas por los dirigentes espirituales de la comunidad judía de Schum.


Rabbenu Gershom ben Yehuda, apodado Meor HaGolah (Luz del Exilio), nace en 960 en Metz y fallece en Maguncia en 1028, y reúne a su alrededor a numerosos alumnos. Profundiza en el estudio del Talmud y la Torá inspirándose en los métodos de las academias talmúdicas de Babilonia. Introduce la prohibición de la poligamia, la prohibición de que un hombre se divorcie sin el consentimiento de su esposa y la prohibición de burlarse de los judíos conversos que retornan a su fe. Su fama se extiende por todo el mundo judío medieval y durante varios siglos su escuela atrae a judíos de toda Europa, como Rashi el famoso comentarista de la biblia.


Rabi Shelomo ben Isaac, Rashi (1040-1105) nace en Troyes (Francia), y sus comentarios acompañan todas las ediciones de la Tora y del Talmud. Estudia en las Yeshivá de Maguncia y de Worms. De vuelta a su ciudad natal, funda alrededor de 1070 su academia atrayendo a estudiantes de todo el mundo. Su enseñanza se perpetuará en el siglo siguiente a través de sus yernos, y sus nietos Rabi Samuel ben Meir (“Rachbam”), Rabi Isaac ben Meir (“Ribam”) y el más famoso Rabi Jacob ben Meir (“Rabenou Tam”) que formaran la escuela de los Tosaphistas, (“los que añaden”), instituyendo el nuevo método de enseñanza rabínica, y cuyo renombre fue global en todo el mundo judío.


Entre Abril y Junio de1096, tras la llamada a la Cruzada por el Papa Urban II, los grupos de cruzados venidos de Inglaterra y del Norte de Francia, que siguen los ríos Mainz y Danubio, en su camino hacia la Tierra Santa, llegan a Espira, Worms y Maguncia, donde cometen pillajes y masacran a gran parte de la populación judía. Centenares de judíos son asesinados, y muchos son convertidos a la fuerza. No se les da la opción entre expulsión o conversión, solo entre conversión o muerte. Muchos se quitan la vida, en nombre del “Kiduch Hashem”. Las masacres se repiten en 1146, durante la segunda cruzada. La peste negra, que asola Europa a partir de 1349, da lugar a nuevas acusaciones de envenenamiento de pozos para propagar la enfermedad y a nuevas masacres. Cuatrocientos judíos de Worms son quemados vivos el 1 de marzo de 1349. El mayor número de víctimas se registra en Maguncia, donde perecen más de seiscientos judíos el 22 de agosto de 1349.


La sinagoga de Worms, construida en 1034. es una de las más antiguas de Europa. Fue totalmente destruida en 1096 durante esas persecuciones. En el año 1175, es reconstruida por los mismos arquitectos y artesanos que construyen la catedral románica de la ciudad. Sufre daños importantes a lo largo de los siglos, en particular en el año 1349 cuando se acusa a los judíos de causar la “peste negra” asi como en 1615. Siempre es reconstruida. Es dinamitada y arrasada durante la “Noche de los Cristales Rotos”, el 9 de noviembre de 1938, víctima de la violencia antisemita del régimen de Hitler y bombardeada durante la segunda guerra mundial. Es reconstruida en el mismo lugar e inaugurada en 1961, y hoy pertenece oficialmente a la ciudad de Maguncia.

En este link podéis visitarla: https://www.youtube.com/watch?v=0RZGnMdLn-c


Alemania y la Emancipación de los Judíos

El proceso que concedió a los judíos alemanes la ciudadanía y les permitió abandonar los guetos fue largo. Se inicia afinales del siglo XVII y alcanza su apogeo después de 1871, bajo Guillermo I.


Moses Mendelssohn (1729-1786) aparece en Berlín como una gran figura del judaísmo alemán. Fundador de la Haskalah, un método contemporáneo de practicar la fe, Mendelssohn ayuda a los judíos a salir del confinamiento de los guetos. Haciendo caso omiso de las críticas de los rabinos ortodoxos, traduce la Torá al alemán y anima a los judíos a utilizar esta lengua en sus intercambios intelectuales con eruditos de otras religiones Esta corriente de pensamiento abre el camino a la secularización masiva de los judíos alemanes, que a menudo conduce a la conversión al cristianismo, el "billete de admisión" necesario para pertenecer a la clase dirigente.


La victoria de los ejércitos de la República Francesa, y luego, del Imperio Napoleónico, trae a los judíos de Alemania la emancipación legal establecida en Francia por las leyes de 1791 y 1807. En una Prusia vencida, el canciller Hardenberg, concede la plena ciudadanía a los judíos en 1812.


En 1871, Alemania cuenta con 512 153 judíos. La urbanización y la emancipación llevan a la secularización de la población judía y al abandono del yiddish en favor del alemán. La élite judía se convierte en parte integrante de la burguesía alemana. Integran a la perfección los valores intelectuales de la cultura alemana. En 1815, sólo el 25% de los judíos pertenecen a la clase media. Y en 1868, el 80%.


La integración de los judíos en la sociedad alemana fue motivo de importantes debates religiosos. En el siglo XIX se desarrollan dos corrientes: el judaísmo reformista y el movimiento neo-ortodoxo. Se introducen himnos en alemán, cantados por toda la congregación, y aparece el órgano en las sinagogas. Se traducen las oraciones y se plantea el abandono del hebreo en la liturgia. La mayoría de los judíos alemanes optan por adherirse al judaísmo reformista. Los rabinos Samson Raphael Hirsch y Azriel Hildesheimer fundan el judaísmo ortodoxo moderno. Es minoritario y aboga por una aceptación prudente de los logros de la modernidad, rechazando sin embargo cualquier modificación, mayor o menor, de la tradición.


Aunque los judíos se sienten alemanes por derecho propio, son percibidos por algunos de sus compatriotas como un cuerpo extraño a la nación. A mediados del siglo XIX surge el antisemitismo pseudocientífico. En 1879, Wilhelm Marr, un periodista alemán, publica un panfleto: “La victoria del judaísmo sobre la germanidad desde un punto de vista no confesional”. En él utiliza por primera vez el término "antisemitismo" y afirma que los judíos pertenecen a una raza inferior.


En 1860 la comunidad judía de Berlín cuenta con unos 28.000 miembros. Los trabajos de construcción de la nueva sinagoga comienzan el 20 de mayo de 1859, y es inaugurada el 5 de septiembre de 1866. El Ministro-Presidente de Prusia y futuro Canciller del Reich, Otto von Bismarck, asiste a la ceremonia. La gran sala de la sinagoga cuenta con un aforo de 3.000 personas, 1.800 hombres y 1.200 mujeres.


Los antisemitas consideran la nueva sinagoga, con su cúpula dorada, como una provocación. Pero incluso dentro de la comunidad judía, provoca muchas disensiones. Los judíos conservadores tienen serias reservas sobre las diversas innovaciones litúrgicas y el uso del órgano, durante el servicio. En el edificio recién construido, los conservadores ven un "hermoso teatro, pero de ninguna manera una sinagoga...". En 1885 la nueva sinagoga se convierte oficialmente en la sinagoga de la comunidad judía de Berlín. En general, la mayoría de los judíos consideran este edificio con orgullo y satisfacción como símbolo de la importancia de la comunidad judía en Berlín.


Durante los pogromos de la “Noche de los Cristales” del 9 y 10 de noviembre de 1938, los SA (Escuadrón de Asalto) del Partido Nazi incendian la sinagoga. El último servicio se celebra el 30 de marzo de 1940, cuando el ejército confisca la sinagoga y la utiliza como almacén de materiales. En la noche del 23 de noviembre de 1943, durante un ataque aéreo de la Royal Air Force, la sinagoga es alcanzada y sufre graves daños. Tras el final de la guerra, unos pocos judíos supervivientes de la ciudad fundan una nueva comunidad judía y establecen su sede en el antiguo edificio de la administración de la sinagoga, que permanece intacto. La comunidad judía de Berlín aprovecha la conmemoración del 50º aniversario de la “Noche de los Cristales” para lanzar el proyecto del "Centrum Judaicum - Neue Synagogue Berlin". El 10 de noviembre de 1988 se coloca la primera piedra simbólica para la reconstrucción de las ruinas del pasado. Las obras de reconstrucción finalizan en 1993 y el edificio se entrega a la comunidad el 16 de diciembre de 1994.

En este link podéis visitar y escuchar la historia de la Sinagoga de Berlín: https://www.youtube.com/watch?v=N5F4m3vPv9g


Ciento setenta mil judíos vivían en Berlín antes de la subida de Hitler al poder en 1933. De ellos, 55.000 fueron asesinados en los campos de concentración nazis. Hoy viven unos 40.000 judíos en Berlín, de los cuales unos 12.000 forman parte activa de la comunidad, la mayoría de ellos llegados de Rusia y de los países del Este, tras la caída del muro de Berlín.

2 vistas

Entradas Recientes

Ver todo